El pasado 6 de diciembre, se publicó el Real Decreto 1007/2023 por el que se aprueba el Reglamento que establece los requisitos que deben adoptar los sistemas y programas informáticos o electrónicos que soporten los procesos de facturación de empresarios y profesionales, y la estandarización de formatos de los registros de facturación.

Como ves, se trata de aspectos muy relevantes para la mayoría de los negocios, por lo que es importante conocerlo al detalle.

¿Opinas igual? Entonces sigue leyendo porque en este artículo, te contamos todo lo que debes saber.

¡Empezamos!

 

El Real Decreto 1007/2023 al detalle

Para ayudarte a conocer mejor esta norma, en las próximas líneas te contamos qué es lo más importante que debes conocer sobre este Real Decreto.

 

Objeto

El reglamento regula los requisitos que debe tener cualquier sistema informático utilizado por quienes desarrollen actividades económicas, en concreto cuando soporte los procesos de facturación de la actividad para garantizar:

  • La integridad.
  • La conservación.
  • La accesibilidad.
  • La legibilidad de los registros de facturación sin alteraciones de las que no quede registro.

Cabe destacar que, por factura, se entenderá tanto la completa como la simplificada.

 

Ámbito subjetivo

Esta norma se aplicará en los siguientes supuestos:

  • Contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, excepto los del sector público y las entidades parcialmente exentas, que sólo estarán sometidas por las operaciones que generen rentas sujetas y no exentas.
  • Contribuyentes del IRPF que desarrollen actividades económicas.
  • Contribuyentes del IRNR con establecimiento permanente en España.
  • Entidades en régimen de atribución de rentas que desarrollen actividades económicas.
  • Productores y comercializadores de sistemas informáticos de facturación.
  • No se aplica a los contribuyentes en el SII.

 

Ámbito objetivo

En cuanto a su ámbito objetivo, se aplica a los sistemas informáticos de facturación que utilizan los contribuyentes obligados.

Eso sí, con las excepciones de las siguientes operaciones:

  • A los contribuyentes que tributen por el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca del IVA en las operaciones con expedición de recibo.
  • A los contribuyentes en recargo de equivalencia y régimen simplificado de IVA y a los que el Departamento de Gestión autoriza a no emitir factura.
  • Determinada facturación de energía eléctrica.
  • Las documentadas en facturas por operaciones realizadas a través de establecimientos permanentes en el extranjero.

 

Características que deben tener los sistemas informáticos

En este apartado la norma prevé dos posibilidades.

La primera de ellas es la utilización de aplicaciones desarrolladas por la administración tributaria.

La segunda, es que las aplicaciones utilizadas cumplan los siguientes requisitos:

  • Que garantice la integridad e inalterabilidad de los registros de facturación. Si existe necesidad de corrección o anulación de los datos registrados, deberá realizarse con un registro de facturación adicional posterior, dejando inalterados los datos originales.
  • Que garantice la trazabilidad de los registros que deberán estar encadenados para poder verificarse su rastro. Todos los datos deben estar fechados.
  • Que se garantice la conservación, legibilidad y accesibilidad, contando con un procedimiento de descarga, volcado y archivo seguro pudiéndose exportar los datos a un almacenamiento externo.
  • Que cuente con un registro de eventos automático.
  • El sistema deberá disociar el acceso a la información con trascendencia tributaria de otra, si existe, que sea confidencial de carácter no patrimonial.
  • Los registros de facturación de alta y de anulación deben tener unas características que se detallan en la norma.
  • El sistema debe añadir una huella o “hash” a los registros de facturación de alta y de anulación.
  • Los registros de alta y de anulación deberán ser firmados electrónicamente.

 

Certificación de los sistemas informáticos

El productor del sistema deberá certificar que el sistema cumple con la normativa mediante una declaración responsable efectuada por escrito.

Esa declaración responsable incluirá los datos referentes al sistema informático que permita identificarlo, conteniendo también los datos del productor, la fecha y lugar de la firma.

 

Verificación del cumplimiento de la obligación por la Administración Tributaria

La Administración Tributaria puede personarse en el lugar donde se encuentre o se utilice el sistema y puede exigir el acceso completo e inmediato a los registros de facturación y de eventos o sus copias, así como descargarlo o copiarlo y consultar los datos.

 

Entrada en vigor

Aunque la norma entra en vigor al día siguiente de su publicación, esto es, el 7 de diciembre, los obligados tributarios que utilicen los sistemas informáticos que se regulan deberán tenerlos adaptados antes del 1 de julio de 2025.

Por otra parte, se prevé que, mediante Orden Ministerial, se regularán determinados aspectos técnicos de los sistemas y, desde la fecha de publicación de dicha Orden, los productores y comercializadores de los sistemas deberán ofrecerlos adaptados al reglamento en el plazo máximo de nueve meses.

 

¿Necesitas ayuda? No dudes en contactar con nosotros

En Contasult somos conscientes que cualquier novedad relacionada con tu empresa, puede suponer un reto y pérdida de foco en lo que de verdad importa.

Por eso, si quieres centrarte en tu empresa y que nosotros nos encarguemos de esta parte, solo tienes que contactar con nuestro equipo.

Nuestros expertos te asesorarán en todo lo que necesites.